Mejora tu digestión

Todos los lácteos tienen ácido butírico, una sustancia que te ayuda a producir energía y favorece el desarrollo de bacterias benéficas para tu salud gastrointestinal.